.

.

28 de junio de 2017

Pintura fluida, mi primer intento.



Creo que debo comenzar confesando que soy adicta a los tutoriales de YouTube. Amo el hecho de que exista tanta gente dispuesta a compartir su conocimiento, en lo que sea.
Comencé mirando videos sobre acuarelas y óleos. Y encontré a muchos que pintaban en otros medios, y asi descubrí la pintura fluida. Hay miles de canales sobre este estilo.
En si, consiste en jugar con las densidades de los pigmentos y agregar (siempre) un diluyente y agua. Y muchos usan el aceite de silicona para crear "células".
Hay muchos métodos, estilos. Pero hay algo que es claro, cada obra es diferente a la anterior. Es como una constante experimentación. Las alternativas son infinitas y eso me agrada.


Se comienza preparando las pinturas. Para mi primer experimentación elegí tres colores: Manteca (EQ Arte), Negro Marfil (Atelier) y Rojo Tulipan (EQ Arte). Luego elegí dos pedazos de madera terciada y ahí debo admitir que tendría que haberlos pintado de negro previamente. Preparé el lugar de trabajo, para no manchar con pintura la mesa.


Una ves preparadas las pinturas, se elige el método. Son por lo menos tres métodos básicos (hay muchos mas, dependiendo la creatividad de cada uno). 
1- Se van colocando los colores en puntos (como la primer foto) uno sobre otro, hasta la cantidad de pintura que se quiera poner. Luego se pasa un palito/pincel/dedo por esos puntos para crear mas movimiento. Y se termina moviendo el lienzo o madera hasta lograr el diseño buscado o al lograr cubrir la superficie.
2- Se colocan todos los colores en un vaso y (ahí viene algo divertido) se coloca: vertiendo el contenido desde uno de los costados, o dando vuelta el vaso con un movimiento rápido sobre el lienzo (es mas fácil mostrarlo que explicarlo).
3- Se colocan puntos individuales de colores por todo el lienzo y una línea generosa de algún color base como negro o blanco y usando una espátula (o similar) se barre ese color base sobre los otros. Con el uso de silicona, se forman muchas células.

Yo elegí el primer método y no agregue silicona (porque no tengo). Como diluyente usé el Barniz y Diluyente al Agua, color Mate de EQ Arte.
Luego usé un poco de agua para lograr la consistencia justa para que la pintura fluyera cómodamente. 
Hice los puntos, o como le llamo "ojitos" y usando una espátula hice una línea, formando unos corazones como los que le hacen al café capuchino. 




También hice lo mismo con la segunda madera. Puse un poco mas de agua y puse mas cantidad de pintura sobre la madera.
En resumen, quedé muy conforme con el resultado. Aparecieron varias células de forma natural, lo que significa que si pongo silicona en la mezcla, va a ser un show.
Voy a ver de comprar ese aceite de silicona. Pero antes voy a terminar estas dos maderas pintando de negro el espacio negativo.


Publicar un comentario